Para entender de economía

Fecha: Oct 20 2009 - 5:00am por Edmundo Pérez Garza

02dow.600

“El ingreso disponible sigue igual”

“Repunta el consumo personal”

“El PIB de Estados Unidos empieza a caer”

“El índice de precios del PIB crece más lentamente que el IPC”

Los titulares anteriores son característicos de las noticias comerciales y económicas. Parecen un galimatías; excepto que se conozca el lenguaje de la economía y de la contabilidad del ingreso nacional y mundial. A partir de éste post, en mi blog dedicaré post a la economía y entenderla, sobre todo ahora que con la famosa crisis mundial, las noticias hablan sin cesar de todo esto, y claro, no todos lo entendemos perfectamente… Intentaré descifrar los conceptos básicos de la economía, sus funciones, hasta cómo calcular el PIB, cómo calcular y qué significa la inflación, y los indicadores del producto interno y del ingreso de cada País.

Me basaré para esto principalmente en los ejemplos y explicaciones de los ecónomos Campbell R. McConnel y Stanley L. Blue para esto, junto con más ecónomos y ejemplos prácticos para comprenderlo mejor.

No soy un experto en economía ni mucho menos, tengo estudios básicos gracias a la carrera de Lic. en Administración que imparte la FACPyA, así que espero que lo que vaya colocando en el blog sobre el tema de economía, les ayude a los cuatro lectores del blog a aprender un poco sobre éste tema.

Si quieren corregirme sobre algo que haya puesto mal, o tengan dudas, pues intentaré ayudarles, éste post habla sobre los fundamentos de la economía, de dónde surge, qué estudia y qué perspectiva usa… pronto pondré cómo se crea una política económica, cómo se mide el PIB y el IPC, y cómo nos afecta, ya que son cosas que nos pondrán todo el tiempo en los noticieros durante éstos días de crisis mundial.

¿Qué estudia la economía?

Los seres humanos, esas criaturas desdichadas, están llenas de necesidades. Necesitamos, entre otras cosas, amor, reconocimiento social, bienes materiales de primera necesidad, y comodidades para vivir. Nuestros esfuerzos para satisfacer nuestras necesidades materiales, es decir, para aumentar nuestro bienestar o “ganarnos la vida”, constituyen el tema de la economía.

Desde el punto de vista biológico, sólo necesitamos aire, agua, alimentos, vestuario y vivienda. Pero, en la sociedad  contemporánea, también buscamos gran cantidad de bienes y servicios asociados a un estilo de vida cómodo y opulento. Por fortuna, la sociedad está dotada de recursos productivos (capacidad laboral y talento empresarial, herramientas y maquinaria, tierra y depósitos minerales) que se usan para producir los servicios y bienes que necesitamos. Esta producción satisface muchas de nuestras necesidades materiales y se realiza a través de un mecanismo organizativo denominado sistema económico, o en forma más simple, economía.

No obstante, la realidad contundente es que la totalidad de las necesidades materiales, son muchísimas veces mayores que la capacidad productiva de nuestros recursos limitados. Por ello, es importante lograr la mayor satisfacción de las necesidades materiales. Esta realidad inexorable da lugar a la más práctica definición de la economía: La ciencia social que se ocupa del uso eficiente de los recursos limitados o escasos para lograr la mayor satisfacción de las necesidades ilimitadas de los seres humanos.

Aunque quizá parezca que no, la mayoría de los titulares de noticias sobre temas del momento (inflación, desempleo, atención médica, déficit presupuestal, discriminación, reformas tributarias, pobreza y desigualdad, contaminación y regulación o desregulación de las empresas) tiene su origen en la exigencia del uso eficiente de los recursos.

A partir de la definición de economía, es fácil ver porqué los economistas observan a través de los lentes de la escasez. Puesto que los recursos humanos y de propiedad son escasos (limitados), se deduce que los bienes y servicios que producimos también deben ser escasos. La escasez limita nuestras opciones y exige que hagamos elecciones. Debido a que no podemos tener todo, debemos decidir qué tendremos.

En el núcleo de la economía se halla la idea de que no existe una comida gratis. Alguien lo puede invitar a comer, “gratuitamente”, pero hay un costo para alguien: en último término para la sociedad. Se requieren insumos escasos: tierra, equipo, trabajo agrícola, la labor de cocineros y meseros, y talento empresarial. Puesto que estos recursos se pueden usar en actividades productivas alternativas, estas actividades y los demás bienes y servicios que podían haber producido se sacrifican para proporcionarle su comida “gratis”. Los economistas denominan costos de producción a estos sacrificios.

La perspectiva económica

La economía se basa en el supuesto del “interés personal racional”, es decir, los individuos toman decisiones racionales para lograr la mayor satisfacción o el máximo cumplimiento de sus objetivos. Dicho comportamiento significa que diferentes personas hacen elecciones diferentes debido a que sus preferencias, circunstancias e información disponibles son diferentes, por ejemplo tú puedes decidir que lo que más te conviene es ir a la universidad antes de ingresar a la fuerza laboral, mientras que un amigo tuyo de la secundaria, decida dejar de estudiar e irse a trabajar. Ambas elecciones reflejan la búsqueda del interés propio, pero se basan en circunstancias e información diferentes.

El análisis marginal

Todos analizamos lo que nos conviene, lo que nos cuesta obtenerlo, y sobre todo, lo que es mejor desechar para lograrlo. La perspectiva económica se concentra en el análisis marginal: las comparaciones de los beneficios marginales y los costos marginales, aclarando que marginal, usado en economía, significa extra, adicional, cambio en.

Cada opción da lugar a beneficios, y debido a la escasez, a costos marginales. Cuando haces elecciones racionales, quien decide, debe comparar entre dos opciones o cantidades. Por ejemplo, si tienes poco tiempo libre, ¿qué harás con las dos horas libres que tienes el sábado por la noche? Puedes ver un partido de fútbol, su beneficio marginal es el placer de ver el partido, relajarte y disfrutarlo; el costo marginal sería el beneficio de las demás cosas que debiste sacrificar para ver el partido, como estudiar, echar una siesta o ver a tu novio o novia. Si el beneficio marginal es mayor que el costo marginal, entonces la elección de ver el partido, es racional.

En el aspecto de gobierno, hay numerosas decisiones que implican beneficios marginales y costos marginales: mayores gastos en atención médica implican menores gastos en bibliotecas, ayudar a los pobres o seguridad militar. El problema en éstos casos es qué sacrificar, ya que por ejemplo, es igual de deseable en la sociedad buena atención médica y buenas instituciones educativas, y es difícil ver cuál es la opción más racional.

[adsense]

1 Comment so far. Feel free to join this conversation.

Leave A Response